Asunción Díaz forma parte del Área de Vigilancia de VIH y comportamientos de riesgo del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. Ha pasado por nuestro Congreso Nacional para hablar sobre la persistencia del VIH en España, ponencia enmarcada en la mesa de GeSIDA y SEISIDA sobre estrategias para el fin de la epidemia del VIH en nuestro país.

¿Cuáles son los principales factores que contribuyen a la persistencia del VIH en España?

Uno de los principales factores es el diagnóstico tardío de la infección, que supone que las  personas infectadas no puedan beneficiarse del tratamiento antirretroviral y que por desconocimiento de su situación, adopten menos medidas preventivas lo que contribuye al  mantenimiento de la cadena de transmisión del virus. Según los últimos datos, el 46% de los nuevos diagnósticos de 2016 tenía menos de 350 CD4 cels/mm3 en su primer  recuento tras el diagnóstico, es decir, eran diagnósticos tardíos.

El incremento de las prácticas de riesgo y la relajación de los métodos de prevención, ¿podrían incentivar un futuro repunte de nuevos casos?

Esta situación podría ser posible, como hemos visto recientemente con la aparición de diversos brotes de VIH en usuarios de drogas intravenosas en Grecia y Rumanía, o con la irrupción de nuevos fenómenos como el Chemsex. A mi juicio es muy importante no bajar la guardia y vigilar cambios en las prácticas que puedan poner a riesgo a la población o a determinados subgrupos de población.

¿Qué opinión le merece la PrEP? ¿Puede ser un elemento esencial entre las nuevas estrategias de prevención?

La PrEP es una medida de prevención que, junto con otras estrategias, forma parte de la prevención combinada cuyas indicaciones han sido claramente establecidas en diferentes documentos de consenso. La experiencia acumulada por otros países puede servirnos de modelo aunque esta estrategia tendrá que ser adaptada a nuestro contexto.

Se están focalizando muchas medidas en torno al colectivo HSH. ¿Considera que también habría que incrementar el seguimiento sobre otros posibles grupos de riesgo?

En el momento actual, el colectivo HSH es el más afectado por el VIH en nuestro país y esto se observa con diferentes indicadores (número de nuevos diagnósticos de VIH, prevalencia de VIH y coinfección con otras infecciones de transmisión sexual).

No obstante, nuestra misión es vigilar la epidemia de VIH tanto en la población general como en cualquier otro subgrupo de la población a fin de monitorizar su evolución;  para ello disponemos de diferentes fuentes de datos que nos ofrecen información de esta epidemia tan compleja desde diferentes perspectivas

De cara a un futuro próximo, y teniendo en cuenta determinados hábitos sociales y modas a la hora de mantener relaciones sexuales, ¿prevé la aparición de nuevos grupos de riesgo?

Nunca se puede subestimar la posibilidad de que cambios en las conductas individuales y sociales repercutan en la epidemia del VIH. Por ejemplo, hasta hace poco se pensaba en la inyección de drogas teniendo en mente a los usuarios de heroína de los años ochenta, pero la aparición de prácticas como el “slamming”, inyección de drogas en el contexto del Chemsex, deberían hacernos cambiar esta consideración.

Mucho se ha evolucionado en torno al VIH en los últimos 20 años. ¿Qué previsión hace para los próximos 20 años y en España?

Es difícil hacer predicciones a tal largo plazo y sobre todo el en campo de la infección para el VIH,  en el que los avances científicos van a tanta velocidad. Yo confío en que la puesta en marcha de  nuevas estrategias preventivas y la extensión de las ya existentes hagan que para esa fecha  tengamos totalmente controlada la infección o incluso que se disponga de una vacuna eficaz.

Para un correcta atención a los pacientes con VIH así como de otras muchas patologías, ¿considera fundamental contar con una Especialidad de Enfermedades Infecciosas?

La formación y especialización en este campo es esencial. A mi juicio, si algo nos ha enseñado la infección por el VIH es que, a pesar de estar en el siglo XXI, las enfermedades infecciosas están lejos de ser cosa del pasado.