La última plenaria del Congreso GeSIDA 2019 concitó un gran interés entre los congresistas. No era para menos, ya que los temas a tratar tenían un notable impacto en la práctica clínica. Abrió el turno de intervenciones nuestro compañero el Dr. José Ramón Arribas, del Hospital La Paz, quien realizó una revisión actualizada del estado del arte sobre el TAR.

A modo de conclusión, estableció que el TAR debe responder a una serie de necesidades que pasan, entre otros, por favorecer su acceso a todos los que necesitan tratamiento, y que responda de forma óptima también a la realidad de personas embarazadas, con la enfermedad avanzada, con tuberculosis o que presentan comorbilidades, en la que algunas opciones terapéuticas pueden influir en la ganancia de peso. Con las pautas actuales, la gran mayoría de escenarios quedan resueltos de forma satisfactoria.

El Dr. Arribas también señaló un listado de ‘deseos’ en torno al TAR, que pasan por el establecimiento o consolidación del TAR precoz, el comprimido único, las estrategias basadas en 2DR (DTG/3TC y DTG/RPV), la posibilidad de administrar el tratamiento de forma intermitente o la fórmula del long acting.

El otro ponente de la sesión plenaria fue el Dr. Saye Khoo, del Royal Liverpool University Hospital, quien abordó el interesante tema de los retos del TAR en la era de la polifarmacia. En su intervención, subrayó que en la era del envejecimiento, la multimorbilidad y la polifarmacia, las interacciones entre tratamientos son inevitables. Lo importante es saber qué toma el paciente, lo que requiere la colaboración de los distintos niveles asistenciales involucrados en su salud. Destacó el importante papel que representan los inhibidores de la integrasa y los nuevos NNRTI para manejar pacientes con múltiples morbilidades y polifarmacia.