La primera sesión plenaria del VIII Congreso de GeSIDA, celebrada en la jornada de ayer, permitió conocer los últimos avances en el desarrollo de anticuerpos neutralizantes, anticuerpos específicos, caracterizados por su alta eficacia y con un gran espectro de actuación para bloquear la entrada del virus, lo que pone de manifiesta las amplias posibilidades que ofrecen para producir aplicaciones de interés en la prevención, el tratamiento e, incluso (aún es una probabilidad) en la erradicación del virus.

El profesor Robin Shattock, del Imperial College de Londres y coordinador principal del consorcio EAVI2020 para el desarrollo de vacunas contra el virus, expuso y evaluó las diversas estrategias para inducir estos anticuerpos, que se produce de manera natural en determinadas individuos –en muchos casos cuando su efectividad ya es nula– de modo que, mediante la administración de inmunógenos, se pueda reconducir dicha producción de anticuerpos y así se produzcan de manera más rápida. Precisamente, uno de los 23 equipos que conforman este consorcio es la Unidad de Inmunopatogenia del SIDA del Instituto de Salud Carlos III, que dirige nuestro compañero, el Dr. José Alcamí.

Esta Unidad ha iniciado el cribado de anticuerpos neutralizantes obtenidos a través de diferentes inmunógenos en modelos animales, cuyas muestras comenzará a analizar a principios de 2017. Además, este grupo ha desarrollado un enfoque original dirigido al diseño de nuevos inmunógenos basados en virus aislados de individuos con infección aguda que han generado rápidamente anticuerpos neutralizantes.

Completó esta sesión el Dr. José Ramón Arribas, jefe de la Unidad de Infecciosos del Hospital de La Paz de Madrid, quien hizo un amplio análisis de las nuevas estrategias de tratamiento de la infección por VIH, las más recientes y las que están por llegar en próximos meses, reseñando el papel especial que precisamente los anticuerpos neutralizantes van a tener, en combinación con otras estrategias, para la prevención, por ejemplo, en transmisión vertical.

Asimismo, el Dr. Arribas también destacó el importante rol que los anticuerpos neutralizantes podrán jugar en la erradicación del reservorio, ya que servirían para señalar algunas células que serían posteriormente destruidas por el sistema inmune.